Conferencias

Conferencia de PEPE CLAVERO

“Nuevos datos sobre el Terremoto de 1984,

investigación en Simas del Aguadero”

 

 

   

El sábado 5 de diciembre de 2009 el geólogo y perianense por afecto y ascendencia familiar, José Clavero Toledo, explicó los nuevos datos que han proporcionado las simas del Aguadero para entender mejor el terremoto de 1884 y anteriores seísmos. Ayudado por las impactantes imágenes tomadas en la exploración de las citadas simas fue explicando al nutrido auditorio que acudió al Salón de Plenos del Ayuntamiento las calves científicas en que se apoya esta novedosa información sismológica. Era el acto que organizaba la Asociación Cultural y de Estudios Almazara para conmemorar el 125 aniversario de la devastación sísmica de la noche de la Natividad de 1884.

 

El presentador de la conferencia, Rafael Núñez, destacó la vocación geológica de Pepe Clavero desde su infancia, estimulada por las cuevas, sierras y los más variopintos parajes de Periana y la comarca ajárquica, su perfil profesional asociado a mil aventuras propias de un trotamundos global y a un honestísimo sentido de la responsabilidad a la hora de proporcionar de modo desinteresado cuantos estudios geológicos podían ayudar al desarrollo local –aunque después no fueran tenido en consideración para desgracia general e infortunio de los bolsillos de los contribuyentes en particular- y asociado asimismo a su carácter pionero en asuntos de patrimonio y desarrollo local tan cargados de futuro como la rehabilitación de molinos hidráulicos y proyectos de ecoturismo. Por último, recordó su  vinculación con la asociación Almazara desde sus orígenes, hace ahora dos décadas, y su acreditado prestigio profesional en el ámbito de la geología y la sismología, sin que por ello se hayan debilitado sus vínculos familiares, afectivos y estudiosos con Periana y su interés por lo local.

 

 El conferenciante comenzó aclarando que su conferencia era una exposición asequible para los no especialistas de las ponencias que el equipo con el que trabaja ha presentado en congresos internacionales celebrados entre 2006 y 2008 sobre los resultados de la investigación desarrolladas desde el 2000 en las simas PR2 y PR9 del Aguadero. Precisó que esta investigación se ha desarrollado como un proyecto de la empresa LIDICE (antes INDICE) que contemplaba una investigación sismológica interdisciplinar por parte de geólogos y espeleólogos, que, dada la magnitud de las paredes verticales de la simas a explorar, se prepararon previamente en la Cueva del Gato y diversos cañones durante un cursillo intensivo. Las muestras de rocas, estalactitas y estalagmitas extraídas fueron objeto de un análisis igualmente interdisciplinar y de pruebas de datación con las técnicas de carbono 14 y mercurio en un laboratorio especializado de Estados Unidos. En suma, se trata del primer trabajo científico de estas características en España, con  precedentes sólo en Italia y América.

 

Su objetivo era clarificar el comportamiento del que resultó ser el terremoto más grave en España de los últimos cuatro siglos. Aunque se suponía que su epicentro pudo estar en la zona de Arenas del Rey, por ser éste el pueblo que sufrió mayor destrucción, optaron por investigar en las simas de las Mesas del Aguadero por permitir un acceso a las entrañas de la falla de la Sierra de Zafarraya, o Alhama, que originó el seísmo, respecto a la cual es secundaria la falla local de Periana, que discurre a lo largo del Cantarranas . A través de paredes verticales de hasta 60 metros de profundidad se accede a galerías horizontales donde abundan las formaciones de bloques de estalagmitas y estalactitas, que por tratarse de cuevas profundas guardan todos los registros internos en perfecto estado de conservación. De este modo, han podido descubrir  en las dos simas citadas diversos fenómenos muy significativos.

 

1. Giros o basculamientos hacia el sur de bloques de hasta 80 metros de espesor, lo que indica claramente la dirección del movimiento de la falla durante el seísmo, la enorme energía desencadenada y la existencia de terremotos con intermitencias de unos 5.000, dato que se desprende de la observación de basculamientos dobles.

2. Grietas verticales, que dan una idea de la enorme intensidad y fuerza del “tirón” sísmico.

3. Fragmentación de puntas de las estalactitas colgantes, con “brotes”, parecidos a macarrones, formados con posterioridad a la fractura, y estalagmitas giradas, lo que denota la presencia de longitudes de onda de alta frecuencia con vibraciones cortas sólo explicables por su proximidad al epicentro; es muy probable, a juzgar por las fotos disponibles del terremoto, que su epicentro se situara en torno a la aldea de Guaro y no de Arenas del Rey.

La existencia asimismo de estalagmitas inclinadas, en contra de la verticalidad de la caída del goteo del agua, así como la apreciación de curvaturas, cambios de textura y de cristalinidad en bloques enteros, sólo se explica por movimientos, giros e inclinaciones inducidos por terremotos de gran intensidad. Este estudio en estalagmitas es el único disponible hasta ahora en la investigación científica. El hecho de que sean visibles rotaciones y desplazamientos bruscos de bloques enteros anteriores al terremoto de 1884 ha delatado la existencia de terremotos bastante más antiguos que el de 1884. En concreto, las muestras analizadas en laboratorios especializados de Estados Unidos y España (Barcelona) revelan una secuencia de seísmos que se han ido produciendo, en términos aproximados, hace 25.000 años, 15.000,  10.000 (el de menor intensidad) y 5.000 (fortísimo, de mayor intensidad que el de 1884).

 

Respecto al de 1884 son perceptibles las “cicatrices” de la caída de fragmentos de estalactitas y de “grietas frescas”; por las muestras tomadas entre 2006 y 2009 se ha comprobado, por las mediciones con el fisurómetro de un incremento de medio milímetro anual, que la falla sigue activa y que continúa el asentamiento de la mole caliza de las Mesas del Aguadero sobre sus “raíces” sedimentarias arcillosas pertencientes al flysch o “corredor” de Periana-Comenar o Zalia-Campo Cámara. Es manifiesto que la falla sigue “pegando tirones” hacia el sur, en una incesante ampliación del Llano (polje) de Zafarraya. Otras cuevas, como las de Marchamona, el Fuerte, Guaro y los Granaínos, no ofrecen este observatorio por tratarse de simas recientes, muy posiblemente provocadas por el terremoto de 1884.

 

A preguntas de los asistentes, el conferenciante precisó que no es previsible ningún seísmo en esta falla hasta dentro de unos miles de años, pero que hay otras fallas muy activas desde esta zona, en particular, desde la falla Alcaucín y la cara oeste de Sierra Tejeda hacia el sudeste peninsular (Granada, Almería y Murcia).

 

La conferencia concluyó con el acuerdo de que la Asociación Almazara organizara al principio de la primavera una visita guiada por José Clavero Toledo al entorno de las simas del Aguadero.